Opinión Javier Cañete 

Y LeBron seguirá reinando en el Este

Durante las fechas de postemporada, el movimiento de jugadores y ‘picks’ llega a ser en ocasiones mareante. Hemos vivido el traslado de superestrellas como Chris Paul, Paul George, Hayward… Pero este, el gran ‘trade’ del año, supera a cualquiera. Los Finalistas de la Conferencia Este acuerdan traspasar a varios de sus mejores jugadores. Kyrie Irving al fin hace las maletas destino Boston Celtics, a cambio de Isiah Thomas, Jae Crowder, Ante Zizic y el ‘pick’ de Brooklyn Nets para Draft 2018.

Allá por el verano de 2011, Cleveland Cavaliers conseguía el primer puesto del Draft, al que luego seguirían dos más. Decidían seleccionar a un prometedor chaval de Duke. Un joven base anotador con un manejo de balón espectacular y unas condiciones para dominar la liga abrumadoras. Kyrie Irving se enfundaba la elástica de lo Cavs con el número 2 a la espalda.

La emoción del Draft siempre suele encontrarse hasta los 10 ó 15 primeros, jugadores compatriotas aparte. En esta edición, cuando prácticamente todos habíamos apagado la tele y pensábamos en lo bien que Irving iba a cuajar en la liga, o la pinta que parecía tener ese tal Derrick Williams que Minnesota Timberwolves había seleccionado en el número 2, Adam Silver, por aquel entonces encargado de anunciar las elecciones en segunda ronda, cerraba la ceremonia del Draft con la elección número 60, en propiedad de Sacramento Kings: Isiah Thomas.

En su sexta temporada y tras pasar por varios equipos, Thomas lograba en Boston Celtics alcanzar el nivel de superestrella que se guardaba en sus 1,75 metros de altura. 28,9 puntos por partido y 5,9 asistencias que hicieron al jugador convertirse en el más querido por la exigente afición del TD Garden. La conexión entre la franquicia y el jugador era total. Isiah Thomas sangraba verde.

Isaiah Thomas fue uno de los destacados de la temporada en la NBA. Foto: @NBAcom

Pero la NBA tiene siempre guardada una cara amarga, que suele ser la parte de los negocios. En esta competición es muy difícil ganarse el rol de intocable y no por méritos, sino por colores. Hasta Kobe Bryant estuvo cerca de ser traspasado a Detroit Pistons en su momento. En esta ocasión, Boston Celtics aprovecha la mala situación de Irving en Cavaliers y se hace con sus servicios a cambio de uno de los líderes más aclamados por el aficionado Celtic.  El verano en los despachos de Boston ha sido de lo más intenso, pero al igual que han logrado hacerse con dos superestrellas como son el propio Irving y Gordon Hayward, el fondo de armario del que podía presumir Brad Stevens ha ido desapareciendo paulatinamente. Thomas, Bradley, Crowder, Amir Johson, Olynyk… Danny Ainge vuelve a sacrificar un año más para congregar a dos estrellas junto a dos de los jugadores con más futuro en esta liga como son Jaylen Brown y Jason Tatum, actual nº3 del Draft.

Foto: @kyrieirving

Por la otra parte, Cavaliers agota cartuchos ante la posibilidad de que James abandone la franquicia la temporada que viene. Mediante el traspaso por Irving, descontento con LeBron, obtienen a un base nivel All Star, un defensor de perímetro de calidad como Crowder, ideal para hacer frente a Kevin Durant; una ronda presumiblemente alta a expensas de la temporada que realice Brooklyn Nets (opciones para Luka Doncic) y una liberación de más de 29 millones de dólares en impuesto de lujo.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Cleveland quiere morir matando y se la juega a tan solo una carta. Sabiendo que Thomas exigirá un máximo en su contrato, que ahora es de 6 millones, todo quedará a expensas de la decisión de James de permanecer en la franquicia más tiempo. De esta manera las opciones de los Cavs serán siempre muy altas. Sin embargo, no se ha hipotecado el futuro y, en caso de que el Rey decida marcharse, la ronda de Draft lograda en el traspaso ayudará a realzar al equipo más pronto de lo esperado, y con numerosos complementos útiles para competir. No obstante, nunca se debe subestimar la opción de usar ese pick junto a un jugador para traer a una estrella a Ohio.

Boston, por su parte, tras romper el bloque que tanto le caracterizaba en la NBA de los ‘Big-Three’, sigue teniendo una plantilla valiosísima a la que incorporan al más hambriento Kyrie Irving, alguien que está deseando ser líder de su equipo. Y bajo la batuta de Brad Stevens, lo va a ser. Si el australiano explota de manera definitiva, el futuro será verde. Mientras tanto, la supremacía de LeBron James en el Este parece seguir siendo clara.

Artículos Relacionados

Han comentado en: “Y LeBron seguirá reinando en el Este”

  1. carlos

    Gran artículo, felicidades Javier!

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas