Los cinco detalles de la derrota del Real Madrid ante Valencia Basket

No trajo buena suerte la camiseta de Star Wars a las huestes blancas, cayeron en el lado oscuro de la derrota ante Valencia Basket por 69-79.

Estos fueron los detalles

1.- Una equipación de visitante en casa. Eso fue con lo que nos sorprendió el Real Madrid sacando su segunda equipación «galáctica» para jugar en casa ante Valencia Basket, algo que no recordábamos ni los más viejos del lugar y donde Laso sacó un equipo que dio descanso a Reyes y Tavares, aparte del lesionado Randolph.

2.- Doce contra veintisiete y no, no son las jugadas, ni los rebotes, ni la diferencia de tiros, ese fue el marcador del primer cuarto y donde vimos a un Madrid absolutamente errático, sin ideas en ataque, siendo absorbidos por la defensa valenciana, con un balance defensivo pésimo en que cuatro pases bien dados por los visitantes dejaban un tiro claro y con una sensación de absoluta desconcentración de cara a lo que se venía encima.

3.- Timidísima reacción. Ya pudo haber Lasina que el equipo del ejército imperial seguía luchando contra unos rebeldes que se les subieron a las barbas con un Tobey excepcional que se iba al descanso con 16 puntos anotados y un conjunto blanco que fallaba cosas clarísimas como era unas canastas de Garuba bajo el aro que eran propias de algún error en la Fuerza, no obstante, algún buen sabor tenía que tener el aficionado blanco a pesar de irse 16 puntos abajo al descanso (27-43) y fue el cada vez mejor estado de forma de Vincent Poirier que nos dejó un soberano tapón que nos recordó al de Randolph a Dorsey en el Palau.

4.- Desfile de técnicas tuvimos en el tercer cuarto al Real Madrid, alguna absolutamente incomprensible como la pitada al entrenador del Real Madrid después de que el árbitro principal, Cortés, se dirigiera directamente a Laso con el balón en juego y, tras un intercambio brevísimo de palabras, le pitara la técnica que dejó con la boca abierta al coach blanco. No obstante, ello no quita que el Valencia siguiera siendo superior y eso a pesar del «efecto Carroll» que prometía dinamitar el partido a pesar de la «intensa» defensa de Guillem Vives pero que no fue suficiente para cambiar el sino del partido y en el que nos íbamos al último cuarto con un triple de medio campo de Hermannsson que ponía el 43-60.

5.- Querer y no poder. No podemos negar que el Madrid siguió intentándolo pero sin suerte alguna, la desventaja era demasiado grande para pelear por el partido, y eso que nos encontramos un Vukcevic inspirado que, con dos triples, ponía la esperanza a -14 a falta de seis minutos,  pero fue absolutamente insuficiente y con poco más que temporizar el encuentro, la victoria cayó del lado taronja y dejó al Madrid sin poder certificar su primer puesto en ACB.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies